Tuesday, December 12, 2006

Pensar la libertad cuando vuelve

Photobucket - Video and Image Hosting

Libertad, qué palabra tan común, qué palabra predecible... qué extraña suena cuando se pronuncia en silencio, a solas completamente, a oscuras o en penumbras cuando mejor se piensa, y entonces, cuando se deletrea poco a poco, qué dulce se vuelve, se eriza la piel, te escuchas acezando, un acto de fe solitario, la emancipación y otras puertas que se abren son de repente posibles... Entonces viene el miedo, el miedo que ríe, emergiendo lentamente desde las galerías cerradas por Quien sabe Quien y de pronto cambia el sabor en la boca y la libertad, esa palabra extraña, dulce, que es solo para ti, parece terrible, quizás muerda, quizás duelan sus colmillos, quizás qué mal irreparable voy a contraer con su ataque, y retrocedemos, encendemos las luces, buscamos un techo reconocible, encendemos algún aparato electrónico que nos llene los oídos de seguros lugares comunes o digitamos números amables en el teléfono. El Miedo que ríe ha triunfado, el aliado fiel de Quien sabe Quien (llámalo Dios, llámalo Padre, llámalo Pobreza, llámalo Demonio, Ello o Gehenna) te ha hecho volver a la celda que llamas la vida sencilla y humilde del ciudadano asalariado de este mundo. No pienses más en la libertad, o vendremos a tu casa cualquier día de éstos. Te estamos vigilando. Ahora toma las pastillas para la depresión que te recetó el buen doctor, nunca está de más acompañarla con el licor del que somos dueños, mientras más mejor.

Hace dos días falleció Pinochet, un avatar más del arquetipo del miedo que ríe, el carcelero de la libertad del espíritu. Yo sufrí bajo él y sus disfraces de guerra, miseria, orden y patria. Otros lo disfrutaron y le son devotos. Bien por ellos. Pero su cuerpo hoy es presa de llamas por miedo –sí, también tiene miedo- pero su espíritu sabe y tiembla también, porque en sus propios corredores le esperan avanzando suavemente las caras severas de todas sus víctimas.

Hoy soy libre y feliz, no es fácil serlo, no es fácil continuar siéndolo, no es fácil estar verdaderamente a solas, porque te pueden corromper, te puedes olvidar, como canta un trágico ruiseñor, pero Ella, la libertad siempre está, ahí, cuando la música brilla, cuando mi hija sonríe, cuando mi esposa me abraza, cuando apago la luz y ya no soy uno con ningún mundo que sea éste.




PD: ¿Una canción? Wallflower, de Peter Gabriel, claro. ..

3 comments:

Yolanda said...

HOLA ANDY LOST FROM ANYWHERE
me encantó tu blog.
Voy a seguirte leyendo aunque no me gusten tus gustos musicales, te aplaudo el Blade Runner para favorita, es la mia también :D

Te deseo la mejor de las Navidades. Que seas muy feliz.
Un abrazo desde Monterrey..
Yolandita

Anonymous said...

Acabo de leer tu blogs y me parecen muy agrdables tus palabras acerca de la libertad y cuanto nos comentas sobre los diferentes musicos, personalmente siempre me escucho lo que hayan dicho , o leo, en el caso que no estén cerca lo que hayan dicho en cuanto al hacer musical, a la composicion y como tales la sentían. Me agrada lo que nos dejas escuchar en mp3 también, y creo que me gustaría anexarte también a mi blogs dentro de otros espacios.
Felicidades en estos días de Navidad y que tengas un comienzo excelente en 2007 !!!!

Anonymous said...

weeenaaa profe!!! exelente blog!!!
aunque no lo lei =P jaja
salu2, un alumno suyo!